Martes, 14 de Julio de 2020      

Gimbernat

Gimbernat. Artistas, comerciantes y destacados profesionales

El primer Gimbernat en San Juan: José. Como se puede ver en la foto, era muy elegante y tenía un gusto delicado, en su corbata usa un brillante.
Los Gimbernat fueron una familia muy conocida a principios del siglo XX. Eran los fundadores y dueños de uno de los comercios más importantes de San Juan, la Casa Prim, que incluso llegó a tener una sucursal en Jáchal. Los orígenes de esta familia se remontan a España y se dice que todos los Gimbernat del mundo son parientes.

La historia de este apellido comienza con José Gimbernat Prim, que fue el único de su familia que se radicó en la provincia. El hombre había nacido en 1862, en Cataluña y en 1881 llegó a Argentina junto a su hermano, Vicente. Primero estuvieron en Santa Fe y luego de dos años José se vino a San Juan.

El catalán era peluquero. Acá, con gran esfuerzo, abrió un negocio en el que tenía bazar y peluquería. Así, de a poco, comenzó a abrirse camino en el comercio. Un par de años más tarde instaló una casa de ropa para caballeros, damas y niños. La llamó Casa Prim por su segundo apellido porque le parecía que el primero quedaba demasiado largo. El local creció tanto que José llegó a tener una sucursal Prim en el lejano Jáchal, que administraron sus hijos mayores: Carlos y José.

Amalia Marín, la esposa de José Gimbernat. En esa fotografía la mujer luce un peinado que le hizo su esposo, que era peluquero.
La tienda era muy conocida y visitada por los sanjuaninos. Estaba ubicada en Tucumán y Rivadavia, donde después se instaló La Favorita. Ahí los clientes podían surtirse de la ropa más fina y moderna e incluso tenían ropa de cama, hasta sábanas bordadas con hilos de oro. Uno de sus artículos que llegó a ser muy popular fue el “agua Prim”. En esa época era común que la gente tuviera problemas de la vista a causa de la tierra y la mugre y el líquido que allí vendían tenía un polvo especial para el mal de ojos.

José se casó con Amalia Marín, una española, dicen que era madrileña aunque su acta de bautismo la ubica en Sevilla. El matrimonio Gimbernat Marín tuvo nueve hijos: Carlos, José, Amalia, Vicente, Luis y Jaime. También tuvieron otras dos hijas, Josefina y Carmelita, que fallecieron siendo muy chicas.

Jaime Gimbernat, el hijo de José.
Además de manejar con habilidad su negocio, José tenía otras aficiones y se desenvolvió en otros ámbitos. Fue socio fundador y presidente del Club Español, la Sociedad Española y el Centro Catalán y fue concejal de la Capital en dos oportunidades.
Aparte, amaba la música, en especial la ópera. En su casa se hospedaron muchos de los músicos que venían a actuar a San Juan a principios del siglo XX.

La Casa Prim funcionó hasta 1939, dos años después de que falleciera José. El Club Español cerró sus puertas durante tres días en señal de duelo por la muerte de su integrante. Los hijos Luis y Amalia se hicieron cargo del negocio pero no pudieron mantenerlo por mucho tiempo. Mientras que el menor de los hermanos, Jaime, heredó de su padre una hermosa casa que tenía en el centro. Era de estilo vienés, con un mobiliario y una cristalería muy finos.

Los hijos de José Gimbernat Marín, Rufo y Nelly, su esposa Félix Argentina Suárez, Quico y José Roberto.
Los amantes del arte

El hijo menor de José, Jaime, se casó con Esther Méndez en 1930 y tuvieron cuatro hijos: Amalia, los mellizos José Jaime y Juan Miguel y Esther. Él y sus hijos mayores vivieron un tiempo en la misma casa que su padre José, con quien compartía una gran pasión por la música. Cuando el hombre falleció, Jaime alquiló la vivienda a la Inspección Seccional de Escuelas Nacionales y puso una rotisería.

Sin embargo, en enero de 1944, el terremoto acabó con lo que la familia tenía y tuvieron que empezar casi de cero. El negocio quedó destruido. Además, la hermosa y refinada casa tuvo algunos daños y tuvieron que demolerla por orden de un comando militar. Las primeras noches después del terremoto dormían en un auto estacionado alrededor de la Plaza 25 y de lo poco que le quedaba de su negocio, Jaime donó fideos para ayudar a los damnificados. Vivieron unos cinco meses en Buenos Aires y después regresaron a San Juan.

Cuando volvieron a la provincia, Jaime fue representante del frigorífico “La negra”, luego se jubiló y falleció en 1966. Su esposa murió varios años después, en 2003. De los cuatro hijos que tuvieron fallecieron dos y solo una viva en San Juan.

» La mayor, Amalia, a quien todos conocen como Catuca, fue la primera Profesora Nacional de Música de San Juan. Se recibió en Mendoza y para poder estudiar hacía dos viajes hasta esa provincia todos los días. Fue docente del Instituto Superior de Artes, también una de las fundadoras de la Escuela de Música, donde trabajó muchos años hasta que se jubiló en 1987. Tuvo tres hijos: Patricia Riveros, que es empleada administrativa, Sergio Riveros, geólogo y Gabriela Riveros, magister en Artes Plásticas.

José Roberto Gimbernat junto a su esposa Aída Sarmiento y a sus tres hijos: César, Eduardo y Rolando.
» Los mellizos Juan y José fueron militares. El primero tuvo tres hijos: Eduardo, mecánico; Daniel, que ya falleció y Marcelo, mecánico. Mientras que el otro fue padre de Norma, profesora de Geografía, Beatriz, vive en Chile y es contadora y José Alberto, vive en Trelew y es empleado de comercio.

» La cuarta, Esther, llegó catorce años después. Ella es doctora en Literatura Hispanoamericana y se radicó en el Colorado. Es madre de Javier González, quien ha seguido su vocación por la literatura.

Profesionales destacados

José, el segundo hijo del matrimonio Gimbernat Marín, al igual que su padre, se dedicó al comercio. Se ocupó de la sucursal de la Casa Prim en Jáchal, que cerró antes de que su fundador falleciera y más tarde tuvo una peluquería. El local funcionó hasta el terremoto de 1944, cuando quedó completamente destruido. Después se dedicó a la venta de pieles y joyas.

Los nietos de José Gimbernat Prim, hijos de Jaime Gimbernat, Esther, Juan Miguel, Catuca y José Jaime.
» El comerciante se casó con Félix Argentina Suárez, tuvieron cuatro hijos y todos han fallecido.

» La mayor era Nelly, que tuvo tres hijos: Guillermo Lisi, es contador y abogado; Armando Lisi, es contador y Marcela Lisi, es odontóloga y vive en Mendoza.

» José Roberto, el segundo, fue ingeniero. Fue decano de la Facultad de Ingeniería, subsecretario de Obras Públicas de la Nación y jefe de Vialidad Provincial. Tuvo tres hijos: César, es ingeniero civil y vive en España; Rolando, médico y director del Centro de Estudios de Altas Complejidades y Enrique Eduardo, ingeniero civil.

» El tercero era Alfredo pero todos lo conocían comoQuico. Era comerciante y tuvo dos hijos: Ana María y Gustavo, que vendía libros, ambos fallecieron.

» El menor era César Augusto, lo apodaban Rufo, trabajó en Vialidad Provincial y tuvo dos hijos: Sylvia, que es abogada y asesora letrada del Ministerio de Minería y César Augusto, que es médico.


En 1926 aparece “Don Segundo Sombra”, la novela del escritor Ricardo Güiraldes.


San Juan al Mundo - Servicios


Lo mejor de la TV

Lo mejor del cine

Qué comemos hoy?

Sorteos

Radios online

Diarios del mundo

Autos

Qué hacer en San Juan

Humor

Servicios y datos de interés

Trámites y contactos

Temas generales

Blogs del mundo
USO DEL MATERIAL DE LA FUNDACIÓN


QUIENES SOMOS CONTACTO SUSCRIBIRSE


Diario la Ventana | Bataller Intimista | La Ventana San Juan | El Nuevo Diario